INÚTILES: 18 partes del cuerpo que no te hacen falta para vivir

El cuerpo humano ha ido evolucionando durante miles de años, y durante todo ese período también ha conseguido desarrollar numerosas capacidades. Pese a que ha ido desechando algunas características primitivas, aún ha decidido conservar órganos o huesos innecesarios.

Son esas partes que, aunque todavía las tenemos pegadas a nuestros cuerpos, no sabemos muy bien su objetivo o para qué sirve, aunque cada una cumple una función específica de la que podríamos carecer sin ningún problema.

Si una de estas piezas falta, las cosas se complican. Aunque, muchas veces, los rompecabezas tienen piezas sobrantes, al igual ocurre con el cuerpo humano, y hoy les mostraremos las 18 partes de nuestro cuerpo que todavía poseemos, pero que son prácticamente inservibles.

  1. Las muelas del juicio son inservibles porque la dieta actual que tenemos los seres humanos las hace sumamente innecesarias.

  2. Los músculos extrínsecos del pabellón auricular únicamente permiten a algunas personas poder mover sus orejas.

  3. El órgano vomeronasal está asociado a la detección de las feromonas.

  4. La costilla del cuello es un pequeño conjunto de costillas heredadas de los reptiles y que posee menos del 1 por ciento de la población en su cuello.

  5. El tercer párpado proceden de las aves y los mamíferos, que tenían una membrana especial para proteger el ojo. Los humanos lo conservamos pero sólo como un pequeño pliegue en la esquina del ojo.

  6. El punto de Darwin es un trozo de piel pegada en la parte superior de cada oreja.

  7. El músculo subclavio es un pequeño músculo situado debajo del hombro, que va desde la primera costilla hasta la clavícula, y que sólo podría ser útil si los humanos aún caminaran en cuatro patas.

  8. El músculo palmar es el que recorre el codo y llega hasta la muñeca, y ya no existe en más del 11 por ciento de los humanos modernos.

  9. Los pechos masculinos, ya que los conductos lactíferos no se desarrollan en los hombres.

  10. El músculo de la piel de gallina son unas fibras musculares lisas que permiten a los animales erizar su pelaje, y los humanos tenemos esa habilidad pero hemos acabado perdiendo el pelaje.

  11. El apéndice tiene una teoría que dice que puede funcionar como reserva de flora intestinal para ayudar en algunas digestiones problemáticas.

  12. El vello corporal tiene su origen la protección contra la adversidades medioambientales, frío, nieve etc. Las cejas sirven para evitar que el sudor caiga en los ojos, y la barba para servir en la selección sexual, pero la mayor parte del pelo restante, a excepción de la axila, no tiene una función relevante.

  13. El músculo plantar servía para agarrar objetos con los pies en las primeras evoluciones del hombre.

  14. La decimotercera costilla sólo consta en el 8 por ciento de la población, la mayoría de los humanos tenemos únicamente 12 costillas.

  15. Los dedos del pie (excepto el pulgar) podrían ser incluso inservibles, puesto que el ser humano únicamente utiliza el dedo pulgar para mantener el equilibrio.

  16. El cóccix: nuestros ancestros homínidos perdieron la cola antes de empezar a caminar.

  17. Los senos paranasales: nadie sabe por qué retenemos estas cavidades asociadas a la mucosidad, salvo quizás para aligerar el peso de la cabeza y calentar y humedecer el aire que respiramos.

  18. El músculo piramidal: el 20 por ciento de la población carecemos de ese triángulo similar a un marsupio que se une al hueso púbico.

Add a Comment